Campo de Conocimiento

Integrado por los campos disciplinarios: Bioética e Historia de las Ciencias de la Salud.

Bioética

Este campo disciplinario se insertaba anteriormente en el campo de conocimiento de las Ciencias de la Salud. Durante la última década el Sistema Nacional de Salud, ha puesto en marcha programas para mejorar la calidad de sus servicios, definiéndola “Como el grado en que los servicios mejoran la salud de manera congruentecon las normas profesionales y los valores de los pacientes”. Su dimensión interpersonal se conceptualizó como el respeto al paciente como ser humano (PRONASA 2001-2006). Desde entonces han cobrado relevancia una serie de acciones tendientes a cristalizar los conceptos que construyen la calidad; una de ellas es la definición de códigos de ética; otra, el hacer explícitos los derechos de los usuarios de los servicios y sus prestadores, asícomo la implementación de programas muy específicos, tal es el caso, de los derechos sexuales y reproductivos de la población indígena. Lo anterior consolida la formación de profesionales de la Bioética para mantener la pertinencia, conducir y vigilar su cumplimiento a través de la organización y gestión de comités de bioética, quienes han tenido una creciente presencia en las instituciones de salud en todo el país. En la presente administración federal se ha dado continuidad a estas acciones con el Programa “Si Calidad”. PRONASA 2007-2012. Asimismo, las implicaciones éticas, legales, sociales y la evolución histórica de los avances científicos y tecnológicos aplicados a la conservación de la salud y la prolongación de la vida, hacen que el conocimiento del proceso salud-enfermedad esté incompleto sin la participación de los Bioeticistas, quienes guían la toma de decisiones estableciendo los límites y alcances de las acciones de profesionales e investigadores del área. Lo anterior se refleja en la creciente demanda en la formación de recursos humanos en este campo disciplinario, la cual se considera se incrementará dados los avances en la genómica, la proteómica, la telemática, la robótica, la informática, y su impacto en la preservación de la salud y de la vida, con el consecuente surgimiento de nuevos desafíos bioéticos. La estructura curricular se organizó de forma inter y multidisciplinaria, favoreciendo el análisis filosófico, jurídico, social y político de los avances científicos y tecnológicos, así como el secular y laico de los factores biomédicos.

Historia de las Ciencias de la Salud

Este campo disciplinario abarca desde la conceptualización integral de la medicina y el desarrollo de los conocimientos médicos a través del tiempo; hasta la atención de la enfermedad y la salud, los roles de sanadores y pacientes, además del origen y desarrollo de los sistemas médicos y sanitarios, incluyendo también el análisis de las problemáticas actuales y su prospectiva. Los historiadores de la medicina examinan las respuestas sociales y culturales que las comunidades han adquirido, frente a las enfermedades y los conflictos sociales y políticos que se generan durante el control de epidemias o cuando se promueven hábitos higiénicos en una población. Analizan además el complejo e indisoluble tejido histórico que conforma lo científico, social, económico, cultural y político en un momento y lugar determinados. En México, siendo un país con gran riqueza cultural e histórica, se reconoce como indispensable reforzar el estudio sistemático de estas importantes aportaciones al contar con un mayor número de profesionales e investigadores en este campo, lo que permitirá la mejor comprensión del acontecer histórico de la situación de salud actual y en la prestación de los servicios de salud, así como de las condiciones en las que se genera el conocimiento científico y sus aportaciones a la ciencia y al desarrollo tecnológico nacional. La apertura de este campo disciplinario obedece a una necesidad fundamentalmente académica que impactará no sólo a las instituciones de enseñanza superior, sino también al sector salud y en ambos casos, a la investigación que realizan, toda vez que la historia de la medicina y de toda ciencia ha adquirido una dinámica significativa en el mundo académico en las últimas dos décadas proporcionando explicaciones más amplias y fundadas desde una visión prospectiva. En México no existen programas de posgrado en Historia de la Medicina, lo que obliga a quienes desean hacer una carrera académica en este ámbito que se preparen de manera no formal o lo hagan mediante programas de Historia o, a lo más, de Historia de las Ciencias, los cuales no cubren ni las necesidades del campo ni las expectativas específicas. Las Instituciones de Educación Superior están demandando profesionales e investigadores para desarrollar este campo, con su consecuente impacto en la planta académica, como ejemplo citamos, los requisitos que el perfil PROMEP-SEP pide para la asignación de recursos a los planes de estudios del área de la salud. En particular existen escuelas y facultades de medicina que ofrecen plazas académicas y/o de docencia-investigación en historia de la medicina.